lunes, 17 de mayo de 2010

...catarsis...

...tu belleza me sigue lastimando niña... -le dijo El, como si entendiera del amor-
...por eso repetí masoquista esta mañana cuando te fuiste...-ella tirada en un sillón mirando hacia afuera y las gotas trazan caminos inesperados en el ventanal grande hacia la calle-
...te gusta tanto la lluvia como a mí, o por lo menos eso parece... Pero por qué...
...por qué que? por que no te presto atención? sabes dónde estás metiéndote? créeme que no quieres saberlo... -dijo ella interrumpiéndolo, bebe el café de un sorbo y empieza a vestirse-
...tengo que trabajar, tengo que alimentar al gato y cojer con mi novio, luego ducharme y llorar quizás... -El solo la miraba como si fuera cosa de todos los días-
...está bien, yo iré a fotografiar el parque y a sentarme a ver la gente pasar, que mas da?
...adiós! -dijo ella rompiendo la tranquilidad de un portazo, El se sobresalto, agarró la cámara y se abrigó, iba al parque... a llorar!-

2 comentarios:

Soldadita de Plomo dijo...

Hola me gusta blog, realmente esas pequeñas anecdotas que conforman nuestros dias marcan verdaderamente lo que somos...quienes somos? lo que sentimos...en la intensidad en la que podemos sentirlo como si fuera un yunque aplastando nuestros cesos y esperando dejarlos salir por nuestras orejas, nuestra boca, palabras que se desbordan y que gritan suplicantes que las dejes salir o destrozaran tu corazon sin piedad. Besos, me gusto esta ultima entrada y las anteriores.

Toneya dijo...

lindo lindo...